Playa del Carmen

SandosPlayacar-2

Este es el destino ideal para disfrutarse con la familia; grandes y pequeños. Las selvas y las playas van desde los verdes más intensos e intrincados, aptos sólo para aventureros, hasta la suave unión de sombras de manglar, palmeras y playas de arena blanca en donde las familias pueden construir sus castillos y adornarlos con caracoles, algas y sonrisas.

La mejor experiencia es explorar el hechizante universo submarino, pues el Gran Arrecife Maya corre paralelo a la costa. Marinas y compañías especializadas ofrecen tours en altamar, en sitios de agua transparente, donde se puede gozar del fondo marino, acompañado por peces de colores y mantarrayas, sobre los arrecifes y bosques de coral.

Las playas son increíblemente hermosas, playas de arena blanca, aguas color azul turquesas, cálidas y transparentes todo el año, decoradas por el segundo arrecife coralino más grande del mundo.

Un atractivo que no posee ningún otro lugar del mundo: bajo la superficie han permanecido por siglos cenotes, ríos subterráneos y formaciones milenarias que crean un mundo de luz y sombra, agua y roca, al que los mayas consideraban sagrado: el inframundo.

Existen divertidos tours para explorar la selva a bordo de vehículos todo terreno, jeeps y ATV’s, durante los que tendrá encuentros con mamíferos y reptiles, conocerá la flora endémica y llegará a playas majestuosas o cenotes transparentes para un refrescante baño y un tour de esnórquel.

Como todos los grandes paraísos terrenales, está sembrada de huellas humanas inmemoriales.

playa-del-carmen